Comparte este artículo o envíalo por email

Decir adiós a las orejas de soplillo es más fácil de lo que parece gracias a un procedimiento sencillo llamado Otoplastia y que el doctor Jaime Antonio García, especialista en cirugía plástica reparadora y estética, ha perfeccionado mediante aportaciones propias con unos resultados excelentes.

La Otoplastia es la cirugía que suele emplearse para corregir la prominencia o despegamiento de las orejas, de forma que éstas se sitúen en una posición y tamaño más naturales con respecto a la cabeza.

Según nos explica el doctor Jaime García “aunque el problema más común que afecta a las orejas es el despegamiento o prominencia, existen otros tipos de deformidades que también pueden ser corregidos mediante este procedimiento de cirugía”.

La Otoplastia permite cambiar varios aspectos como reducir el tamaño de las orejas, cambiar la forma y tamaño de los lóbulos, corregir las orejas en copa o de sátiro, e incluso “se puede crear una oreja nueva cuando ésta no existe o ha desaparecido como consecuencia de accidentes”, informa el cirujano plástico Jaime García.

jaime garcia otoplastia

Un estigma en la infancia y en la adolescencia

Tener las orejas despegadas de la cabeza o prominentes es motivo de burla y de rechazo sobre todo en la infancia. Y es que como nos cuenta el especialista “cuando hay una alteración de la forma del pabellón auricular, oreja, es muy frecuente que se convierta en un estigma para la vida cotidiana de niños y adolescentes ya que puede ser motivo de escarnio”.

Por estos motivos, la otoplastia es una intervención que puede ser una gran ayuda en el desarrollo personal de muchos pacientes sobre todo en niños y adolescentes que sufren las mofas de compañeros.  En este sentido, el doctor Jaime García se muestra contundente al afirmar que “por mucho que se empeñen los padres, yo sólo opero a un menor cuando está 100% convencido porque sólo así está concienciado y dispuesto a colaborar”.

La consulta preoperatoria es tan importante como la intervención y más en el caso de tratar con niños “con los que tenemos que ver necesidades, carácter y grados de motivación”, apunta el cirujano plástico. En estas situaciones es importante tener su confianza ya que así los menores pondrán todo de su parte para que el tratamiento transcurra con normalidad, además de estar preparados para seguir las instrucciones que le transmita el doctor.

Una sencilla y rápida intervención

La otoplastia es una intervención muy sencilla que se realiza con anestesia local ambulatoria y que suele tener una duración de 30 a 60 minutos. Su recuperación es bastante rápida, “el paciente está listo para hacer una vida normal en muy pocos días” señala Jaime García.

Hay muchos procedimientos para realizar una otoplastia pero el doctor Jaime García emplea un método personal adaptado en el que confía al máximo por los excelentes resultados. Se trata de la remodelación mecanizada del cartílago y fijación con suturas que crea los pliegues ausentes en la oreja o que están mal posicionados. El objetivo pasa por no dejar evidencia de un procedimiento quirúrgico y un resultado lo más natural posible.

otoplastia almería

La edad más apropiada

Cualquier edad es buena para eliminar cualquier complejo o incomodidad. La otoplastia es una intervención indicada siempre que el paciente se encuentre a disgusto con la forma, tamaño o disposición de sus orejas, o exista una verdadera anomalía.

Debido a la trascendencia que estas anomalías en los niños, se establece que éstos pueden ser operados desde los seis años de edad para evitar posibles traumas, aunque si se espera a los 7 a 10 el niño será mas maduro y colaborador. Se establece esa edad porque el desarrollo de las orejas es prácticamente completo. Solamente en los recién nacidos es posible realizar un intento de corrección de orejas sin cirugía.

Ver Noticia Completa

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar