Comparte este artículo o envíalo por email

Mastopexia o elevación de mamas

Luce un pecho firme y en su sitio

Muchas mujeres no se sienten cómodas con el pecho caído o flácido debido a diversos motivos como el embarazo, lactancia, edad o pérdida de peso que dan lugar a modificaciones de tamaño, distensión de la piel y tejidos o envejecimiento. Para estas situaciones hay una solución y es la cirugía de elevación de pecho. El médico especialista en cirugía plástica reparadora y estética, Jaime Antonio García realiza esta intervención de manera habitual y asegura que los resultados son “satisfactorios”.

Estamos hablando de la Mastopexia, “un procedimiento que se basa en la recolocación y elevación de la glándula mamaria eliminando el exceso de piel”, aclara el doctor García. Gracias a la intervención, se produce un rejuvenecimiento del pecho con la colocación del pezón en su lugar, dando una forma cónica a la mama que la hace más consistente.

 

elevación pecho - jaime garcia cirujano

Embarazo y lactancia

En cuanto a las mujeres que estén pensando tener más embarazos el cirujano plástico  Jaime García aconseja que “retrasen esta intervención hasta haberlos concluido, aunque una elevación de pecho no tiene por qué interferir en la lactancia, pero se ha de saber que el resultado de la intervención se verá modificado por el propio embarazo”.

Si además de estar caídas, las mamas han perdido volumen y firmeza, puede que sea necesario aumentar el volumen con prótesis o bien con tejido mamario propio que recrea el efecto de un implante. Hay que tener en cuenta que “el resultado y la estabilidad de las mamas depende de la calidad de los tejidos de las pacientes pero en general, siempre obtendremos una mama más natural, que está en su sitio y luce más firme”, afirma Jaime García.

 

elevación pecho - jaime garcia cirujano

Elevación ligada a la reducción y al aumento de mama

Por lo tanto, la mastopexia  es una intervención que a veces va unida a un aumento del volumen con implantes mamarios (mamoplastia de aumento), ya que la mama está vacía y así se realza el pecho. Pero en otras ocasiones, está vinculada o a una mamoplastia de reducción de mama, en los casos de que la mama sea demasiado grande y en cuando se busca un resultado armónico. El cirujano plástico reconoce que ambos casos, reducción y aumento, son frecuentes en una mastopexia y que, cuando son necesarios, realzan aún más el resultado final.

 

elevación pecho - jaime garcia cirujano

Una opción para cada paciente

Por estos motivos cada tratamiento se realiza estudiando exhaustivamente la anatomía de cada paciente, recomendando la mejor técnica para cada caso. Y puesto que hay diferentes opciones a la hora de afrontar una elevación de mama, es fundamental la visita al médico especialista en cirugía plástica reparadora y estética porque es el profesional más indicado para analizar la mejor solución para cada persona, ya que estamos hablando de una intervención muy personalizada.

La intervención

Según detalla el especialista Jaime García, “la elevación de mama es una intervención que tiene una duración aproximada de dos a tres horas que requiere el ingreso durante 24 horas”. La técnica suele dejar una cicatriz en forma de “T” invertida si la reducción que se realiza es grande. Una vez establecida la nueva posición de la areola y del pezón, y estimada la cantidad de piel sobrante se elimina ésta y se contornea el pecho.

Los puntos quedarán alrededor de la areola y en una línea vertical desde ésta al pliegue que hay debajo del pecho. Durante la recuperación es necesario seguir las indicaciones del médico especialista para que los resultados sean los deseados.

Finalmente, hay que tener en cuanta que los resultados de la intervención que empiezan a apreciarse a los 2 o 4 meses, son buenos ya que mejoran la autoestima y permiten un cambio de vida porque con ella se consigue un pecho más rejuvenecido, redondeado, simétrico y estético. Las cicatrices mejoran, haciéndose menos visibles, en un plazo de año o año y medio.