Comparte este artículo o envíalo por email

La deformación genital femenina tiene solución y es más frecuente de lo que pensamos

La cirugía intima femenina dirigida a corregir la hipertrofia vaginal está experimentando una gran evolución y en los últimos años, se ha detectado una elevada demanda de este tipo de tratamientos motivada por la imagen, la mayor exposición de los cuerpos y a la preocupación estética. Este aumento de la cirugía genital se debe, tal y como explica el doctor Jaime García, médico especialista en cirugía plástica reparadora y estética, a que

“en la actualidad las personas se muestran más, está de moda la depilación integral y las prendas más pequeñas y ajustadas que hacen más visible la zona de la vulva”.

 

Labios menores excesivos o asimétricos

Los pliegues laterales de la piel de la vulva se llaman labios mayores y en su interior albergan a los labios menores. La deformación genital consiste en que los labios menores destacan por fuera de los mayores, son muy excesivos o asimétricos “aunque el tamaño, la disposición y la prominencia son diferentes en cada mujer”, puntualiza Jaime García. El cirujano añade que «es una alteración que genera problemas psicológicos de autoestima, complejos, incomodidad y afecta a la vida sexual”.

Según reflejan las estadísticas, la cirugía plástica no sólo se realiza en zonas visibles del cuerpo como nariz, mama o glúteos, sino que existen intervenciones quirúrgicas destinadas a reparar lugares menos visibles como la malformación genital. La demanda de este tipo de cirugía íntima femenina está en auge y se ha duplicado en los últimos años.

 

Seis de cada diez mujeres presenta hipertrofia genital

El cirujano plástico Jaime García reconoce que “la malformación del órgano genital femenino ha estado silenciada y las mujeres la han vivido en la intimidad” pero, según los datos, es más común de lo que parece ya que seis de cada diez mujeres entre 20 y 40 años de edad presentan hipertrofia genital de labios menores. Hay una solución quirúrgica para ello y se llama labioplastia o ninfoplastia y consiste en la corrección y remodelación de los labios menores.

 

05-cirugia-femenina

Problemas estéticos, psicológicos y de salud

La cirugía genital mejora la vida diaria de muchas mujeres que, debido a esta malformación, sufren vergüenza, problemas psicológicos y de salud.  Y es que la hipertrofia produce distintas molestias como ese bulto visible que se marca e impide vestir con ropa ajustada y practicar algunos deportes como el ciclismo. A lo que se suma el malestar al no poder orinar de manera correcta, los sangrados por el roce con la ropa y el dolor al tener sexo porque el labio se introduce en la vagina y provoca traumatismos.

Está claro que este tratamiento no se realiza solo por criterios estéticos, también es necesario para reparar un desarrollo inadecuado de esta parte de la anatomía femenina que causa problemas de salud como infecciones, dolor y alteraciones de la sensibilidad genital.

Labioplastia

Una de los tratamientos que realiza el doctor Jaime García en su clínica es la labioplastia, “dedicada a extirpar el exceso de piel de los labios menores o su remodelación, se realiza con anestesia local, no necesita ingreso hospitalario y dura entre unos 45 o 60 minutos”, según sus palabras. La técnica dependerá del tamaño y la forma de los labios menores y mayores y será extremadamente cuidadosa debido a que los labios menores tienen una función erógena y de proteger la entrada a la vagina.

El proceso consiste en la extirpación del exceso de tejido dejando un tamaño y una forma estética funcional adecuada. Si el capuchón del clítoris necesitase algún tratamiento se puede realizar de manera simultánea. En el postoperatorio se presentan leves molestias, escozor e inflamación. Unas suturas muy finas cerrarán la herida y las cicatrices apenas se apreciarán.

 

 

El reposo, la higiene y las indicaciones del médico son fundamentales para el éxito de la intervención. Y “las mujeres que se realizan esta intervención se sienten más cómodas con sus partes íntimas, tienen más confianza, mejoras sus relaciones y tienen una mayor satisfacción sexual” concluye el doctor García.